LINCE

Amaneci hace unos dias con una incomodidad como la de haber olvidado algo, Ese sentimiento de no saber que cosa, lugar o persona esta haciendo o dejando de estar donde....??!




Asi en ese momento me di cuenta que deje de interesarme por el hacer que por las personas... Por el hacer y el decir para ser un poco mas acertado.
Ya deje de involucrarme en voluntades que no son mias, palabras que no salgan de mi boca, actos que no sean referentes a mi. Olvide la angustia de pensar si me procuraban o no, si me pertenece algo o nunca fue mio, de evaluar cuanto van a durar las cosas, preguntarme si esta bien o mal... etc.. etc...
Perdi mucho mas que eso, perdi la confianza en los demas, en la fe misma hacia los actos de las personas, pero gane confianza en mi, volvi a creer en mi vulnerabilidad, a apreciar mi fragilidad, a valorar mi capasidad de asombro.

Asi es como hoy me desiluciono de lo que tanto tiempo me llevo comprender... Me maravillo de la respuesta que me dejan 31 años de estar en soledades compartidas, tanto esperar bien valio la pena.

Ya no creo en nadie que no quiera creen en si mismo.


Los legales.

Veo con asombro, como todos las personas que conosco, desde licenciados en derecho, abogados (segun esto no es lo mismo), gente metida en el hambito politico,  justifiquen al grado tal que dejan de escuchar y de ver... incluso de sentir y recordar.

dejan de escuchar la parte mala que existe en todo lo que las leyes contemplan,  "la constitucion es perfecta" dicen algunos, olvidando que hay una historia y un presente donde miro esa misma o al menos ya no vive como debería.
 Las leyes sucumben ante el poder en estos días,  La justicia también se queda muda pues le robaron la voz a un pueblo los medios masivos de comuinicación.
Pese a todo esto, orgullosos van diciendose "abogados", "procuradores", "jueces" y un sin fin de nombres que van desfasados de su significado real.

Un pueblo sin memoria, Un gobierno necesitado de poder y el reconocimiento que con el llega, unos defensores sin manos en una pelea de box,  el escrutinio de la legalidad parece separar el mundo real del mundo legal en el que se escudan los mas bulnerables a ver el maltrato del que son victimas por su falta de conocimiento, o bien,  los que son criminales aprovechandose de la ignorancia...


Dos grandezas.


Uno altivo, otro sin ley, así dos hablando están:
 
-Yo soy Alejandro el rey.
- Y yo Diógenes el can.

- Vengo a hacerte más honrada tu vida de caracol. ¿Qué quieres de mí?
- Yo, nada; que no me quites el sol.

-Mi poder… es asombroso,
-pero a mí nada me asombra.

- Yo puedo hacerte dichoso.
- Lo sé, no haciéndome sombra.

-Tendrás riquezas sin tasa, un palacio y un dosel.
- ¿Y para qué quiero casa más grande que este tonel?

- Mantos reales gastarás de oro y seda. – ¡Nada, nada!
¿No ves que me abriga más esta capa remendada?

- Ricos manjares devoro.
- Yo con pan duro me allano.

- Bebo el Chipre en copas de oro.
- Yo bebo el agua en la mano.

- Mandaré cuanto tú mandes.
- ¡Vanidad de cosas vanas!
   *¿Y a unas miserias tan grandes las llamáis dichas humanas?

- Mi poder a cuantos gimen va con gloria a socorrer.
-¡La gloria!, capa del crimen; crimen sin capa, ¡el poder!

-Toda la tierra, iracundo, tengo postrada ante mí.
-¿Y eres el dueño del mundo,no siendo dueño de ti?

-Yo sé que, del orbe dueño, seré del mundo el dichoso.
- Yo sé que tu último sueño será tu primer reposo.

- Yo impongo a mi arbitrio leyes
- ¿Tanto de injusto blasonas?
 
- Llevo vencidos cien reyes.
- ¡Buen bandido de coronas!

- Vivir podré aborrecido,mas no moriré olvidado.
- Viviré desconocido, mas nunca moriré odiado.

- ¡Adiós, pues romper no puedo de tu cinismo el crisol!
- ¡Adiós! ¡Cuán dichoso quedo, pues no me quitas el sol!

Y al partir, con mutuo agravio, uno altivo, otro implacable:

- ¡Miserable! – dice el sabio; y el rey dice: – !Miserable!

Un ser de apenas un año de edad me recordo con su gusto y su sonrisa cada que se levantaba del suelo, despues de caer, y caer, y caer.... que toda la vida es un camino y no hay que dejar de sonreir al levantarse, no hay que llorar al caerse y mucho menooos dejar de divertirse ni asombrarse al caminar. Gracias Hijos por el dia de ayer... Sammuel y Xell.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

infinityskins